Sociedad y cultura

FEMINIDAD TÓXICA
Na Pecora Nera

FEMINIDAD TÓXICA

El femenino que puede ser tóxico y dañino

Cuando una actitud o comportamiento empieza a ser disfuncional o dificulta tener una vida plena y feliz, se dice que es dañino.  La feminidad puede llegar a ser tóxica cuando las mujeres se asumen como seres moral y emocionalmente superiores, físicamente frágiles pero capaces de acometer (y de muy buena gana) las más pesadas tareas domésticas y de cuidado a la perfección, intrínsicamente maternales y dulces, estéticamente atractivas según la imagen de belleza imperante y, de preferencia, asexuales pero disponibles y en constante competición con sus congéneres. Un modelo que es una receta para la locura.

Estos valores tan “femeninos” a menudo presionan a las mujeres a llevar un estilo de vida insostenible: amas de casa minuciosas, obsesivamente pulcras, madres inagotables, esposas devotas, hijas cumplidoras, trabajadoras responsables y mujeres hermosas de carácter irremediablemente dulce y amable.

El problema de la feminidad tóxica es que se impregna desde la infancia. Princesas que sólo pueden ser bellas, dulces y empáticas y que siempre están enamoradas enseñan a las niñas que el amor tiene que ser fundamental en sus vidas y que el resto de las féminas son sólo competencia. Ya mayores, la femineidad tóxica empuja a la dependencia emocional y económica, a la constante represión de la propia sexualidad y de las emociones negativas, a satisfacer constantemente las necesidades de todo el entorno familiar y de la pareja y a menudo a olvidarse de las propias.  Con este modelo, ser femenina puede ser muy tóxico.

Es útil ver:

https://www.pikaramagazine.com/2017/01/feminidades-toxicas-en-la-era-del-feminismochic 

Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación
y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Leer mas.